¡Descansa para mejorar!

¿Eres de los que creen que el “rest day” no funciona?

¡Pues te equivocas! Un estudio de la Universidad Estatal de Arizona concluyó que tomar uno o dos días de descanso entre sesiones de entrenamiento es ideal para los que buscan ganar más fuerza. Descansar un día a la semana es tan valioso como el no fallar en cualquier otra práctica para alguna competencia. Y tiene ventajas que probablemente no vemos, porque creemos que ejercitarnos sin parar nos llevará a cumplir nuestras metas. Y sí, ser constante en la preparación resulta fundamental para lograrlo. Entonces, ¿en qué nos ayuda el famoso “rest day”?

1. Favorece a los músculos

El descanso es el periodo más importante para los músculos. Cuando ejercemos una presión en éstos, se desgarran fibras musculares y darles reposo contribuye a una mejor recuperación. ¡También puedes hacerte un masaje! Un estudio de 2017 encontró que quienes lo hicieron tras un entrenamiento intenso, reportaron una disminución significativa de dolor muscular.

2. Dulces sueños

Duerme entre siete y ocho horas cada noche, y no dejes de programar un par de días a la semana sin entrenamiento para que tu cuerpo sane. Una investigación de 2013 encontró que la restricción del sueño incrementa agentes inflamatorios. ¡Ya lo sabes!

3. Recuperación activa

La ciencia está de acuerdo. La recuperación activa puede hacer que te recuperes más rápido, según un estudio publicado en el Journal of Sports Science and Medicine.